Categorías
Uncategorized

Urianálisis

El análisis de orina es una técnica de diagnóstico común y rutinaria en nuestro día a día. Nos ayuda a diagnosticar problemas que pueden estar relacionados con el tracto urinario de tu mascota.

¿Cómo realizamos el urianálisis?

Para hacer un urianálisis sólo necesitamos una muestra del pis de tu mascota. ¿Cómo obtendremos esta muestra? Hay diferentes formas posibles:

  • Micción espontánea: Es decir, recoger la orina en un frasco sin ningún tipo de intervención por parte nuestra. Esto, a veces, resulta complicado en algunos animales … Sobre todo en gatos! Para ellos, podemos suministrar una arena especial que le permitirá recoger la orina de su propio arenero.
  • Cistocentesis: Esta técnica la realizamos nosotros en la clínica. Se trata de buscar la vejiga mediante la ecografía, pinchar sobre esta y extraer orina. Con este método obtenemos una orina limpia y estéril y es la más útil para diagnosticar infecciones.
  • Sondaje: Para esta técnica necesitamos que el animal esté sedado ya que se trata de introducir una sonda por la uretra y extraer, mediante una jeringa, la orina.

¿Cómo se interpreta el urianálisis?

El análisis de orina se analiza tanto macroscópicamente (su aspecto externo) como microscópicamente.

En el análisis macroscópico analizaremos:

  • Turbidez: La orina debe ser translúcida, es decir, debe poder ver a través de ella. En caso de que se muy turbia o veamos elementos flotando en ella puede ser indicativo de una enfermedad.
  • Color: La orina debe ser amarilla. Un color diferente a este puede indicar la presencia de sangre, cristales, bilis, un estado inadecuado de hidratación ..

En el análisis microscópico realizamos:

  • una tira de orina (más detallado a continuación)
  • un análisis del sedimento: esta es una técnica de visualización directa al microscopio de la orina, después de haber sido centrifugada, que nos permite la visualización de cristales y mediante una tinción simple de la muestra, puede ayudarnos a confirmar la presencia de infección urinaria.
  • medición de la densidad urinaria: mediante un aparato llamado refractómetro
  • un cultivo: enviando la orina a un laboratorio externo, en caso necesario

La tira de orina consiste en una tira de plástico con pequeñas almohadillas tratadas químicamente que cambian de color cuando entran en contacto con ciertas sustancias en la orina. Estas almohadillas nos indican el estado de la orina midiendo así:

  • Glucosa: Lo normal es que no haya azúcar en la orina. Su presencia puede indicar patologías como diabetes mellitus.
  • Bilirubina: Tampoco debería encontrar bilirrubina en la orina. Si esta sale positiva podría indicar daño al hígado o vesícula biliar. También se asocia a ayunos prolongados.
  • Urobilinógeno: Se trata de un pigmento proveniente de hígado. Además, se encarga de la coloración amarilla de la orina. Una alta cantidad de este nos indicaría problemas hepáticos o de vesícula biliar.
  • Cetonas: Las cetonas son productos secundarios producidos por las células del cuerpo de tu mascota cuando no están recibiendo la energía adecuada en forma de nutrientes. Al igual que la presencia de glucosa, pueden indicar diabetes.
  • Gravedad específica: Es una medida de la concentración de la orina. Nos indica cómo está funcionando el riñón. También indica la hidratación de tu mascota. Este parámetro lo medimos mejor mediante el refractómetro, que nos da un resultado más preciso.
  • Sangre: No debería haber sangre en la orina, su presencia puede indicar infecciones o cristales.
  • pH: El pH indica el grado de acidez en la orina. En condiciones normales debería estar entre 6 y 7.
  • Proteínas: También debería ser un resultado negativo en nuestro análisis. La presencia de proteínas en la orina se llama proteinuria y es indicativo de enfermedad renal, enfermedad cardíaca, infección bacteriana o contaminación a la hora de tomar la muestra de orina.
  • Nitritos: Su presencia puede indicar infección bacteriana pero no se trata de un resultado muy fiable.
  • Leucocitos: Al igual que los nitritos, su presencia puede indicar infección bacteriana o inflamación de las vías urinarias pero no se trata de un resultado 100% fiable.