Qué es la traqueobronquitis?

La traqueobronquitis o «tos de las perreras» es una afección respiratoria de las vías altas y medias (tráquea y bronquios) sin afectación a los bronquiolos ni al parénquima pulmonar.

Habitualmente los animales que la padecen muestran los síntomas típicos de un resfriado:

  • tos
  • estornudos
  • cansancio
  • Fiebre (en casos complicados)
  • Dificultad para comer y beber

La tos es el síntoma más claro pero muchas veces se confunde con un vómito, ya que al toser sacan saliva o esputo que parece un vómito blanco-bilioso pero que en realidad no viene del estómago sino del sistema respiratorio.

Cuando la enfermedad no se trata a tiempo o de manera correcta puede derivar en problemas en el sistema respiratorio inferior: neumonía y bronquiolitis.

 

Qué animales tienen más riesgo de padecerla?

Es más habitual en perros que en gatos y sobre todo se estima que la padecen:

  • Si han sido adoptados en un refugio
  • Si han pasado un tiempo en una residencia canina
  • Si ladran mucho durante todo el día
  • Si para pasear salen con un collar en lugar de un arnés
  • Si habitualmente van a la playa o se mojan con frecuencia

En la mayoría de casos la afectación es leve pero hay una serie de perros que pueden tener complicaciones y que el problema se agrave con una neumonía o con dificultades respiratorias muy graves:

  • Razas braquicefálicas: aquellas que tienen el hocico corto (Carlinos, Bulldog, Boxer, etc)
  • Animales jóvenes , sobre todo si el protocolo vacunal todavía no está terminado o hace poco que ha terminado
  • Perros viejos: tienen más dificultad en general para superar cualquier enfermedad infecciosa
  • Pacientes con enfermedades crónicas , como por ejemplo: Leishmaniosis, Insuficiencia Renal o Diabetes
  • Pacientes con enfermedades respiratorias o cardíacas , aunque estén bien controladas

Cómo se diagnostica la tos de las perreras?

Como la tos en perros suele tener 3 posibles orígenes (corazón, pulmones o tráquea) debemos descartar que haya una patología pulmonar o cardíaca.

Es imprescindible una buena asucultación cardio-pulmonar durante la visita a la clínica . También hay que asegurarse que el paciente no tiene fiebre y no tiene inflamación de los ganglios de debajo del cuello (que podría indicar otros problemas más graves).

Durante la visita también haremos una palpación completa de la zona del cuello, y es posible que durante esta palpación el paciente tenga tos o malestar. Si demuestra algún síntoma de molestia o tos decimos que tiene un «reflejo tusígeno positivo» y es un signo muy importante.

Mediante una radiografía podemos observar el corazón y los pulmones y estar seguros de que están bien.

Cuando hemos descartado que la causa de la tos sea por un problema del corazón o de los pulmones y tenemos este «reflejo tusígeno positivo» podemos estar prácticamente seguros del diagnóstico: traqueitis o bien traqueorbonquitis según la gravedad que detectamos.

Existe un tratamiento efectivo?

El problema en la traqueobronquitis es la inflamación de la tráquea y los bronquios, esta inflamación provoca que se hagan más gruesos, aumenten de tamaño y el aire tenga más dificultades para circular correctamente.

Por ello el tratamiento se basa en desinflamar estas estructuras. Esto lo podemos conseguir con algunos tipos de córticos. Además con medicamentos que proporcionen analgesia e inhibición de la tos a nivel neurológico ayudamos a que los días que tarda en hacer efecto el cortico, el paciente pueda respirar mejor.

Se puede prevenir?

Hay varias maneras de prevenir esta enfermedad: la vacunación y las medidas de manejo.

La vacunación de la «tos de las perreras» hace un tiempo sólo se ponía perros que tenían que pasar una temporada en una residencia canina para evitar el contagio, ya que son lugares con una alta densidad de perros y además acostumbran a ser momentos estresantes para los animales.

Cada vez estamos viendo más que es necesaria la aplicación de esta vacuna a los animales vulnerables que hemos citado antes (razas braquicefálicas, animales viejos, con enfermedades crónicas sean o no cardio-respiratorias, etc ..).

La vacunación reduce el riesgo de contagio y además, en caso de contagio, los síntomas y las consecuencias son más leves.

Además de la vacunación, es muy recomendable que los perros que ya han sufrido alguna vez esta enfermedad dejen de usar collares y utilicen un arnés que evite la presión directa en el cuello, sobre todo si son perros que suelen estirar durante el paseo. 

Si la traqueobronquitis ha derivado por un exceso de ladridos hay que buscar la causa de este comportamiento con la ayuda de un etólogo .

Al ser una enfermedad más frecuente en las épocas de frío, recomendamos que no bañar a perros en el exterior y, si hay que hacerlo, utilizar toallas de algodón muy absorbentes después del baño para eliminar el exceso de humedad que puede derivar en este tipo de resfriado.