Categorías
Uncategorized

Sant Joan: miedos y petardos

Los días previos a la tronada y a la propia noche de San Juan son momentos muy estresantes para algunos perros (y pra algunos gatos!).

En este artículo encontraréis consejos para actuar antes durante y después de los momentos de pánico para intentar que vuestro compañero/a esté tranquilo/a.

Además os explicaremos como hacer que se acosumbren poco a poco a los petardos y a los sonidos fuertes.

Porqué tienen miedo de los petardos?

 El oído de los gatos y los perros es mucho más preciso y está más entrenado que el humano.  Esto tiene ventajas como poder oir sentidos que estén en una frecuencia superior al audible por nosotros pero también tiene inconvenientes como sentir mucho más fuertes todos aquellos sonidos que no les gusten.

Petardos, cohetes, bocinas.. son sonidos intensos que si se manifiestan de golpe y sin avisar les pueden asustar mucho.

Qué hacer antes de los «días de petardos»?

Los días antes de la tronada ya comienza a haber gente en la calle encendiendo petardos. Si puedes intentar   hacer los paseos por zonas más tranquilas o a horas en las que la mayoría de la gente no esté en la calle mejor. 

Sobre todo te recomendamos que prepares una zona de casa donde tu perro/gato se puede esconder y aislarse de los sonidos. Es importante que la zona escogida cumpla con estos requerimientos:

  • Que no tenga ventanas, a poder ser que sea la habitación más interior de la casa como por ejemplo un baño o una despensa
  • Debe poder entrar y salir cuando quiera, no lo encierres dentro. 
  • Dale todo lo que le hará falta: cama, comida, agua, juguetes.
  • Prepara una caja de cartón gran dentro de la que pueda estar, tápala con una manta para hacerla todavía más aislada del sonido.

Unos días antes comienza a dejarle cosas allí para que se vaya habituando a su nuevo «refugio». Puedes premiarlo cuando esté dentro de la caja. 

Cómo reaccionar cuando está asustado?

Seguramente en el momento que tenga miedo vendrá a buscarte y querrá estar contigo. Hazle compañía, id a la habitación que habíais preparado y quédate allí para darle tranqulidad. 

No le intentes compensar con comida cuando esté estresado porque puede relacionar que se le esta premiando la conducta por llorar o ladrar. Cuando se tranquilice, entonces sí:  acarícialo, premia el estado de tranquilidad.

Puede ser que tu no sientas ningún sonido pero tu perro/gato está sin embargo nervioso: recuerda que ellos escuchan mucho más que nosotros. Si pasa esto no lo ignores, para ellos es importante! Están asustados y pasándolo mal! Sigue el mismo protocolo que antes: id a su refugio y allí intenta que se calme. 

Momentos post-estres

Después de un episodio fuerte como la propia tronada puede ser que veas que tu perro o gato pasa los siguientes días intranquilo, desorientado, que no quiera comer o que vomite. 

Son normalmente secuelas de una situación traumática.  Tráelo a revisar tan proto como puedas, el estres puede tener consecuencias graves como una úlcera estomacal o intestinal.

Aprenden a tolerar los sonidos

Cuando un animal (o una persona!) se acostumbra a algún sonido, olor, gusto, etc desde pequeño, ya no tiene problemas de adulto para tolerarlo.

Si tienes un cachorro, aprovecha esta tronada para acostumbrarlo a los sonidos: juega con él y haz cosas positivas mientras el ruido esté a fuera, tienes que intentar que no relacione que se va a quedar solo o que vaya a suceder una mala experiencia cuando haya petardos. 

Si ya es adulto lo mejor es hacer una terapia de desensibilitzación con pautas y ansiolíticos que ayuden a bajar el nivel de estres y faciliten el aprendizaje y la pérdida del miedo. Esta terapia es larga, dura entre 6-12 semanas y se debe de hacer en una época del año en la que no haya riesgo de petardos. Normalmente recomendamos comenzar a finales de Marzo o como muy tarde principios de Abril.

El miedo predispone a algunass enfermedades que pasan desapercibidas durante muchos años, no es un problema puntual de Sant Joan, si tu perro/gato tiene miedo avísanos con tiempo.