Es común que nos lleguen a la clínica (aunque afortunadamente cada vez menos) casos de perras que sin haber sido montadas comienzan a secretar leche por las mamas y creen estar embarazadas o en época de crianza: se ponen muy nerviosas, tienden a estar en algún rincón de la casa especialmente o incluso lo guardan celosamente sin dejar que nadie se acerque allí, adoptan peluches como si fueran sus propios hijos e incluso se autolamen las mamas para descargar el exceso de leche. Este proceso se denomina pseudogestación/pseudolactación.

El prefijo “pseudo” proviene del griego  y significa “falso”. Por tanto, si tu amiga está lactando y piensas que es imposible que la haya montado algún macho, calma, simplemente podría tener una pseudolactación. 

¿Por qué se produce esta pseudogestación/pseudolactación?

Veréis, normalmente las perras ovulan una o dos veces al año. La ovulación, es la expulsión del óvulo de los ovarios hacia las trompas uterinas. Pero, en el ovario, a la salida del óvulo, se queda dentro de él otra estructura muy importante para que se desarrolle el embarazo que es menos famoso que el óvulo pero igual de importante: el cuerpo lúteo.

Este cuerpo lúteo, es el encargado de producir la hormona principal que debe “reinar” en el sistema reproductivo durante toda la fase lútea del ciclo estral de la perra y durante toda la gestación si es que se produce la fecundación del óvulo: la progesterona.  

Pasado un tiempo, si el óvulo no ha sido fecundado, el cuerpo comienza un proceso de lisis (destrucción) del endometrio (la pared del útero), se degrada el óvulo y el propio sistema reproductor emite una señal hormonal para que el cuerpo lúteo sea destruido.

Cuando esto sucede, nuestra perra pasa a estar en “anestro”; una etapa que puede durar varios meses en los que el sistema reproductor de nuestra amiga se encuentra “dormido” (no produce hormonas de ningún tipo, o lo hace a niveles muy bajos). 

Pero, ¿qué pasa si ese cuerpo lúteo “resiste” a la destrucción anteriormente mencionada y se queda ahí, en el ovario, produciendo progesterona sin parar? Que el resto del cuerpo entiende que hay una gestación en marcha. Y como consecuencia, nuestra compañera se comporta y actúa como si estuviera esperando crías, comenzando a preparar el nido para la llegada de los cachorros y teniendo un desarrollo en sus mamas que da lugar a la producción posterior de leche.

¿Qué hago si mi perra ha desarrollado pseudogestación/pseudolactación?

Debes acudir a visitarnos lo antes que puedas. No es una urgencia, pero sí algo que debemos mirar y tratar. Un cuerpo lúteo persistente puede dar lugar a más de un problema si no se trata ya que la progesterona inmunodeprime el cuerpo y hace que las defensas no estén al 100%, lo cual hace más propensa a nuestra amiga a desarrollar infecciones. 

Además de esto, las pseudolactaciones suponen un riesgo importante, ya que al no haber cachorros que beban esa leche, nuestra perra siente dolor, y muchas veces se autolamen su leche para “descargar” sus mamas. ¿Sabías que si no se expulsa la leche de las mamas, existe un alto riesgo de desarrollar mamitis e infecciones?

Muchas veces nos pasa que los dueños acuden a consulta simplemente para “cortar” esta producción de leche. Pero es muy importante hacer una palpación de mamas en consulta, y si notamos hinchazón, calor excesivo en la zona o dolor a la palpación, hacer primero una citología de una gota de leche de la paciente, para ver si hay una infección y tratarla conjuntamente junto con el “corte” de esa lactación.

Normalmente administramos antiprogestágenos durante 6 días y las mamas involucionan rápidamente, y en el caso de haber mamitis, pautamos también antiinflamatorios y antibiótico.

Pero otro de los temas a tratar en esta consulta es:

¿Cómo evitar que esto vuelva a suceder?

Generalmente, las perras que desarrollan pseudolactación/pseudogestación suelen ser perras de edades superiores a los 5 años (no son juveniles normalmente) y suelen repetir este cuadro de falsa gestación durante varios ciclos ovulatorios. Es decir, que normalmente las perras que desarrollan esta enfermedad, tienden a repetirla en la siguiente ovulación. 

Es un trastorno endocrino en realidad, porque una señal hormonal que debería llegar al cuerpo lúteo no consigue que este se destruya.

Además, las sucesiones lactaciones y el desarrollo de las células de las glándulas mamarias repetitivamente ciclo tras ciclo hace que estas perras estén especialmente predispuestas a desarrollar tumores de mama. Si una perra no esterilizada de cierta edad ya tiene varias papeletas para desarrollar bultos en sus mamas, ¡una perra con tendencia a las pseudolactaciones tiene aún más!

Para evitar que esto vuelva a suceder, la recomendación que hacemos los veterinarios es realizar una esterilización.

De esta manera y al quitar los ovarios de nuestras compañeras, se dejan de producir hormonas prolactancia y procancerígenas tan molestas.

Si bien es cierto que para conseguir una seguridad cercana al 100% de que nuestra pequeña no va a desarrollar tumores de mama jamás, hay que realizar la castración antes del primer celo, esto no justifica que no se haga en perras maduras! Debemos saber que la mayoría de los tumores de mama son hormonodependientes y dependen de las hormonas sexuales para crecer y expandirse. Es decir, que por el hecho de que nuestra perra sea algo más mayor y tenga más riesgo de desarrollar tumores que una perra que ha sido esterilizada tempranamente, no significa que la castración no la aporte beneficios, ya que aunque el tumor se induzca, tardará mucho más en expandirse que si las hormonas estuvieran presentes.

Además, debemos recordar que no se trata solo de medicina y de prevención. Una perra con pseudogestación, ¡suele estar sometida a un cuadro de estrés y frustración elevados! al igual que cuando se encontraba en celo no podía reproducirse ni desarrollar su comportamiento natural porque no queríamos una gestación verdadera por la responsabilidad que esta supone, en una pseudogestación ella no entiende lo que ocurre, porque sus hormonas el dice que tiene hijos a los que amamantar, ¡pero estos no aparecen! ¡Piensa que se los han robado o han muerto! 

Esperamos que hayáis aprendido mucho con este post. Recuerda, si crees que tu pequeña tiene una producción de leche injustificada, llámanos para visitarte lo antes posible y asesorarte para que esto no suceda de nuevo. Muchas gracias por leernos todos los meses. Felices fiestas a todos! Un saludo!