Categorías
Uncategorized

Piómetra

La piometra  es la patología reproductiva más común en perras no esterilizadas que han alcanzado la madurez sexual.  Se trata de una infección del útero, no contagiosa, que consiste en una acumulación de pus, secreciones y bacterias en su interior. 

Qué causa la enfermedad?

Es debida a varios factores: aumentos hormonales (progesterona) tras el periodo de celo, cambios morfológicos en el endometrio y una infección bacteriana oportunista. 

Si durante el celo han entrado bacterias en la matriz de la perra (por lamido, suciedad en el suelo, etc.), aprovechan las condiciones favorables del diestro para crecer. Esta multiplicación bacteriana hace que el útero se llena de pus provocando la piometra.

Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la piometra son muy diversos. Solemos notarlos aproximadamente un mes después del sangrado de nuestra perra.

Inicialmente puedes observar en tu perra  signos de apatía, debilidad, expulsión de contenido por la vagina (purulento o sanguinolento) y que beba más agua de la normal y haga mucho pis . 

Puede que no tenga hambre y que en algunos casos haga diarrea o vómitos.

Si no es visitada y tratada a tiempo puede producir septicemia (presencia de bacterias en el torrente sanguíneo) y peritonitis (acumulación de sangre, pus o secreciones en el abdomen), debido a la ruptura del útero en el interior de la cavidad abdominal, empeorando así el pronóstico.

Cómo diagnosticamos los veterinarios la piómetra?

Para confirmar el diagnóstico de piometra  haremos una ecografía. En esta podremos ver el tamaño del útero: si está aumentado o si tiene un tamaño normal. Además valoraremos si está lleno de contenido y la cantidad del mismo.

Es necesario que hagamos un análisis de sangre para valorar el nivel de infección o si hay algún órgano afectado.

Es urgente?

Si, sin lugar a dudas: la piometra se trata de una urgencia por tanto debemos actuar rápidamente.

El tratamiento de elección, el más seguro y eficaz es quirúrgico y consiste en la extirpación total del útero y ovarios (ovariohisterectomía).  Así evitaremos que el útero se rompa y afecte al resto de órganos abdominales. Además, la mantendremos bien hidratada antes y después de la cirugía con fluidoterapia y administraremos antibioterapia.

¿Cómo podemos prevenirla?

Lo que en realidad queremos en una piometra no es tratarla si no EVITAR-LA y para hacerlo la única manera es castrando las perras.

Este es uno de los temas que tratamos en profundidad en el training «El conocimiento es Salud» de la Mútua. Allí encontrarás mucha más información.