Hoy queremos hablaros de un problema que afecta a más de uno de nuestros amigos perrunos. Si tu amigo tiene las orejas gachas (como los Cocker, Golden Retriever, Teckel etc) o tiene cuadros de alergia o piel atópica, ¡lee este post con atención! Seguro que te sirve.

¿Qué son las Malasezzias?

El oído, al igual que la piel, la boca o el intestino de los animales, tiene su propia “biodiversidad autóctona”. Un conjunto de bacterias y hongos denominados microbiota que ejercen un papel fundamental en la defensa corporal, ya que, al competir con bacterias “malas” que podrían causar una infección en las mucosas de nuestros animales, evitan que estas puedan atacarlos tan fácilmente.  Las levaduras del género Malassezia forman parte de esta microbiota, por lo que, teóricamente no deberían darnos problemas… O sí.

En condiciones normales, todas las diferentes especies que pueblan el conducto auditivo de nuestros amigos, deben encontrarse en perfecta armonía y equilibrio, sin que unas predominen frente a las otras. Cuando este equilibrio se rompe, y alguna especie decide rebelarse y “conquistar” el conducto auditivo, se desarrolla un desequilibrio en la población, denominada disbiosis (hay más individuos de una especie que de otra).

¿Por qué los perros con orejas caídas tienden a tenerlas?

El problema principal en los perros con orejas caídas, es que el conducto auditivo no se airea tanto como debería. Y esto a las levaduras no les supone ningún problema, porque al tener un metabolismo compatible con la ausencia de oxígeno, crecen y viven con ello sin problema. Pero el resto de bacterias que pueblan el conducto sí necesitan oxígeno, y en ausencia de este, sus poblaciones y metabolismo se ve empobrecidos y acaban siendo minoría frente a las levaduras. Si a esto sumamos la humedad relativa que tenemos en el ambiente al estar localizados en pueblos costeros, cosa que a las levaduras les encanta, la rebelión por parte de las Malassezias está servida.

¿Recordáis cuando más arriba os decía que la microbiota es un sistema de defensa beneficioso para que las bacterias oportunistas no causen problemas de infecciones en la piel ni en las mucosas?

Pues esta defensa, teniendo esa microbiota descompensada, es inútil. Es por esto que, con la conquista de las Malassezias, suelen llegar otras compañeras poco amigables para nuestro oído: las bacterias oportunistas denominadas bacilos y cocos.

Es decir, que si tenemos un perro con orejas caídas, la tendencia a desarrollar otitis de forma sucesiva por estas levaduras está casi garantizada. ¿Y qué pasa con los perros con alergias y pieles atópicas?

Veréis, los perros con alergias y piel atópica al tener una tendencia natural a que su piel y sus mucosas estén irritadas constantemente por la presencia de alérgenos en el ambiente, suelen tener el conducto auditivo más estrecho de lo normal, simplemente porque con la inflamación del conducto auditivo las paredes de este se hinchan y estrechan la luz del tubo. Nuevamente tenemos un cuadro de escasa oxigenación en el oído que hace que se desarrolle esta superpoblación de levaduras.

Por cierto, también tienden a desarrollar otitis crónica por Malassezia los perros con abundante pelo en las orejas (Schnawzers) o conductos auditivos estrechos (razas “tipo bully” como el American Staffordshire Bull Terrier o el Shar Pei).

¿Cómo vemos los veterinarios esta otitis en consulta y cómo la tratamos?

Normalmente cuando nos aparece un perro con las características mencionadas anteriormente:

  1. Orejas bajas
  2. Abundante pelo en el conducto auditivo
  3. Alergia/piel atópica
  4. Conducto auditivo estrecho

Y el motivo de la consulta es que su amigo “se rasca mucho las orejas”, “sacude demasiado la cabeza” o “le huele muy mal la oreja” ya solemos tener una alta sospecha de lo que sucede.

Si además de esto, exploramos el oído interiormente con el otoscopio y vemos señales de inflamación en la oreja, el olor que este emite nos parece “ácido y fermentativo” y además cogemos una muestra del cerumen y lo miramos en el microscopio y lo que observamos son pequeñas levaduras con forma de cacahuete o suela de zapatilla:

Ya tenemos emitido el diagnóstico.

Es importante primeramente tratar la infección de forma tópica con gotas para las orejas, con algún producto que contenga antiinflamatorio, antibiótico y antifúngico. Pero más importante aún es, una vez controlada la infección, limpiar el oído con regularidad con un limpiador específico para suprimir las Malassezias para que la infección no se repita o al menos no le sea tan fácil volver a fastidiar a nuestro amigo.

Desgraciadamente no siempre es culpa de las Malassezias y hay que descartar otros problemas mediante la toma de muestras del cerumen, no podemos dar un tratamiento sin concretar exactamente el diagnóstico y tampoco sin comprobar si, toda esta infección, ha dañado el tímpano. De ser así tendríamos que actuar de forma diferente, por eso es tan importante poder visitar al perro y tomar una muestra, aunque sabemos que este proceso le molesta muchísmo!

¿Y tú? ¿Has observado alguna tendencia en tu compañero a desarrollar otitis con facilidad? Si es así llámanos o concreta una cita con nosotros para acabar con esas pesadas infecciones. 

También, si quieres saber cómo detectar si tu perro tiene otitis, puedes revisar este post “6 signos de otitis” que te dejamos aquí.