Categorías
Uncategorized

Onanismo

¿Qué es el onanismo?

El onanismo o masturbación es un comportamiento normal tanto en machos como en hembras castrados/as y no castrados/as que empieza como un juego cuando son pequeños montando objetos o restregándose contra personas u otros animales.

En otros casos los machos muestran una conducta repetitiva de chuparse los genitales .

No está asociado a dominancia contra el otro animal o contra la persona que es montada pero si que puede estar dando señales de que hay una excitación o nerviosismo demasiado elevado en el momento de conocer algún compañero nuevo. Algunos perros no saben manejar estas emociones y hacen una conducta de sustitución como puede ser lamerse o montar algo. Los humanos a veces nos mordemos las uñas o movemos la pierna de manera compulsiva en situaciones de estrés. 

Hay veces, por lo contrario, una conducta repetitiva como ésta puede estar asociada a aburrimiento o ansiedad que se exprese de esta manera en lugar de con ladridos o llantos como suele ocurrir en la ansiedad por separación.

También puede ser que tu perro se masturbe porque ha asociado que cuando hace eso le llamas la atención y le haces caso. Así, aunque sea para reñirle, consigue que le hagas caso y que estés por él.

Es posible que si tienes alguna perra en celo en el vecindario tu perro empiece a ponerse nervioso ya chuparse los genitales de manera compulsiva si no está castrado.

Es malo que tu perro se masturbe?

La masturbación es un proceso natural y normal que se da en animales sanos sin ningún problema mientras tenga una frecuencia esporádica y no vaya aumentando en el tiempo. 

Mientras el animal no se autolesione lamiéndose los genitales en exceso no hay ningún problema médico.

En los casos graves los machos se lesionan el escroto y el prepucio por culpa del lamido repetitivo e intenso que hacen. Cuando se lamen el pene pueden llegar a irritar tanto el glande y el prepucio que esto haga que se quede el pene fuera provocando una erección continuada que impide que este vuelva a cubrirse de manera normal por el prepucio.

En estos casos es urgente que nos avises porque si el pene se queda en el exterior durante demasiado tiempo se puede llegar a secar y necrosarse . Mientras vienes a la clínica puedes intentar volver a poner dentro empleando paños fríos, miel o lubricante.

A veces que hay que sedar al perro para que se relaje y poder introducirlo de nuevo en su sitio.

Si supone una molestia grave en casa porque se muestra agresivo cuando se le interrumpe o es un perro grande y  puede ser pesado al montar la pierna también hay que tratarlo.

¿Cómo diagnosticamos los veterinarios el onanismo?

Las lesiones ulcerativas en el escroto son muy características y nos indican que el problema es grave.

Pueden parecer a veces una reacción alérgica local pero al hacer una citología de la superficie de la piel vemos que hay una gran cantidad de bacterias que en una reacción alérgica normal no serían. 

Hay algunos problemas urinarios como por ejemplo las infecciones o los cálculos que pueden producir irritación y molestia y que por eso tu perro o perra se lama compulsivamente. Hay que descartamos estos problemas con pruebas específicas como un urianálisis o una ecografía.

¿Cómo podemos evitarlo?

En la mayoría de casos la monta es siempre el mismo objeto: una manta, una almohada, un peluche .. normalmente si se retira este objeto la conducta se detiene.

Si no es así, se pueden hacer pautas de educación diciéndole «No» en el momento en que está haciendo esta conducta y distraerlo con alguna otra actividad o juego. Es importante recordar que cuando se están practicando pautas, se dé algún premio cuando el animal haga caso y así reforzar la buena conducta.

El castigo sólo empeora el problema porque, como decíamos antes, es una conducta que hacen de manera impulsiva y no pueden evitar. 

Como normalmente no implica que haya un deseo sexual o de monta real, no se soluciona permitiendo que el perro o la perra «se desahogue» teniendo relaciones sexuales

Aunque es un comportamiento que se da tanto en animales castrados como no castrados, si se esterilizan de jóvenes antes de que haya habido ningún celo o ninguna estimulación hormonal, ya no suelen mostrar este comportamiento .

Si ya es un animal adulto la castración también puede mejorar el problema porque elimina la estimulación hormonal y por ejemplo los machos que se masturban porque notan una hembra en celo cerca, dejan de hacerlo.