Una mordedura de serpiente puede llegar a ser letal en algunos casos. Por eso, es de gran importancia saber actuar rápidamente.

Aunque es un motivo de urgencia veterinaria sin excepciones, también lo es saber dar unos primeros cuidados segundos después de la mordedura para mejorar el pronóstico del animal. 

En esta entrada, os hablaremos de las principales serpientes autóctonas de nuestro país, cómo saber identificarlas y cómo actuar si tu amigo es mordido por uno de estos reptiles. 

¿Qué serpientes nos podemos encontrar?

Para nuestra gran suerte, vivimos en una zona donde la mayoría de las serpientes son culebras y la gran mayoría no son venenosas. No obstante, tenemos tres especies de vívoras, todas ellas venenosas y unas pocas especies de culebras que también lo son.

Per començar, cal primer que sapiguem diferenciar un escurçó d’una serp.

  • Las víboras tienen la cabeza vista desde arriba de forma triangular (forma de punta de flecha)
    • Sus ojos tienen pupilas verticales
    • Sus dientes están situados en la porción delantera de la boca y son retráctiles (los despliegan para morder). Por eso, si tu perro es mordido por una víbora, observarás dos orificios perfectamente marcados en la zona de mordedura. 
    • Su cuello es fino y está bien diferenciado
    • En el caso de las víboras además, su hocico hace un relieve hacia arriba (más o menos marcado dependiendo de la especie)
  • Las culebras al contrario que las vívoras tienen la cabeza ovalada. 
    • Sus ojos tienen pupilas redondas 
    • Sus dientes están situados en la parte posterior de la maxila, por lo que, si tu perro es mordido por una de estas serpientes, la mordedura tendrá una característica forma de U.
    • Su cuello es volumnioso y cuesta más ver dónde empieza.

Las serpientes venenosas que podemos encontrarnos en nuestras tierras son:

    1. Vipera aspis o Víbora del Pirineo: es la más venenosa de todas. Sin embargo, tiene un carácter esquivo. Y si puede evitar pelear y huir lo preferirá antes que morder. Viven en zonas montañosas, les gusta vivir en regiones altas, con una altitud de 2000 metros aproximadamente. Pueblan las montañas de Cataluña, País Vasco, Navarra y Cantabria. 
    2. Vipera seoanei o Víbora del Cantábrico: pueblan las regiones del norte y noreste de la península. Su veneno no es tan potente como la vívora del Pirineo, pero tampoco es tan “pacifista”. No obstante, no es la que más comúnmente ataca a las personas y a los animales domésticos. 
    3. Vipera latastei o Víbora hocicuda: es la de mayor distribución en nuestro país, con la excepción de los Pirineos y la cordillera cantábrica. Precisamente por esto, es la que más ataques a personas y animales de compañía registra anualmente. Afortunadamente, su veneno es el menos potente de todas las vívoras que pueblan nuestra tierra. Se la reconoce muy fácilmente por su “cuerno de nariz” ya que es la que más marcada tiene la protuberancia del hocico. 
    4. Malpolon monspessulanus o Culebra bastarda: junto con la vívora hocicuda, es la serpiente de mayor extensión en la península. Se la encuentra sobre todo en espacios abiertos soleados y entre los matorrales. Pero no la encontraremos en zonas montañosas. Es la serpiente de mayor tamaño (puede llegar a los 2,5 m) y tiende a ser bastante reactiva si se la provoca. No obstante, aunque muerda, es difícil que inocule veneno, ya que sus colmillos están situados en sus dientes posteriores.
    5. Macroprotodon cucullatus o Culebra cogulla: habitan únicamente la región del sur de la península y Marruecos. Es quizá la menos peligrosa de las cinco, ya que es tremendamente escurridiza, y en muy raras ocasiones ataca. Además, es de hábitos principalmente nocturnos.

¿Qué debo hacer si a mi perro le muerde una serpiente?

  • Lo primero que debes hacer es alejarte del radio de ataque de la serpiente. No intentes bajo ningún concepto coger a la serpiente. Solamente intenta memorizar sus colores y sus formas, e intenta identificar si al menos es una culebra o una vívora. Si puedes hacer una foto con el móvil mejor, pero hazlo sin ponerte a ti en peligro. 
  • Intenta que tu animal se quede lo más quieto posible e intenta tumbarlo para llevarle tú en brazos. A mayor movimiento que haga tu amigo, más rápido se propagará el veneno. Si puedes, lava la herida con agua y jabón, pero sin frotar. 
  • No intentes extraer el veneno, y mucho menos succionándolo con la boca. Queda muy bien en las películas, pero si lo haces te podrías envenenar tú. 
  • No apliques torniquetes ni hielo. 
  • Acude inmediatamente a la clínica veterinaria. Es fundamental buscar ayuda sanitaria antes de que hayan transcurrido menos de dos horas desde la mordedura. 

¿Qué haremos en el veterinario?

Lo primero es verificar si ha sido una mordedura venenosa o no. Esto se aprecia valorando la herida, su grado de hinchazón, y sobre todo, con la información que nos proporciona el dueño sobre la serpiente. Por eso es fundamental que sepáis identificarlas.

Generalmente el veneno de serpiente causa necrosis en la región de la mordedura, y esta puede infectarse. Además, si el veneno ha pasado al torrente sanguíneo, es probable que llegue a producir toxicidad en los riñones.

Por todo ello, generalmente os pediremos que nos dejéis a vuestro amigo, para poder aplicarle corticoides, antibioterapia e ingresarlo para suministrarle fluidos intravenosos, y así poder diluir el veneno al máximo y evitar el daño renal.

Por cierto...

..hay serpientes que no son venenosas pero que igualmente muerden, como la culebra de escalera. Os dejamos una foto aquí para que la veáis, ya que es la que tenéis más probabilidades de encontraros, ¡sobre todo si vivís en Salou! Esta serpiente es la más urbana de nuestra tierra, y no tiene miedo de acercarse a donde hay personas. Le gusta vivir en casas viejas y suelen ser bastante agresivas. 

Aunque no sea venenosa, es igualmente recomendable que acudas al veterinario, para poder desinfectar la herida y pautar antibióticos a tu peludo para evitar infecciones.

Esperamos que hayáis aprendido mucho con este post. ¡Un saludo a todos y nos vemos pronto!