Categorías
Uncategorized

Enfermedades transmitidas por vectores en los gatos

Cuando una enfermedad es contagiosa entre animales, pensamos que consiguiendo separar los animales infectados de los no-infectados es suficiente para evitar el contagio .. pero no !! 

Los «vectores» son aquellos animales (normalmente son insectos) que pueden hacer de transporte para virus, bacterias o parásitos y transmitir enfermedades a grandes distancias aunque los animales no estén juntos.

En el caso de los perros lo primero que nos viene a la mente es el flebotomo, un tipo de mosquito muy peculiar, que es el medio de transporte de Leishmania infantum, el parásito que provoca la Leishmaniosis.

Las enfermedades más frecuentes que los gatos pueden sufrir por culpa de los vectores que las transportan son:

 

 

BARTONELOSIS

Se llama «la enfermedad del arañazo del gato» porque se contagia a las personas de esta manera. La bacteria que la provoca, Bartonella henselae se almacena en la saliva y en las uñas de los gatos infectados. Como ha llegado hasta allí? B. henselae viaja dentro las cacas de las pulgas ( Ctenophalides felis felis es la pulga más habitual en gatos) que pueden picar a tu gato, cuando se lame el cuerpo para limpiarse se le quedan restos de cacas de pulga y bacterias a la zona de la boca y si se rasca por el picor de las pulgas, le quedan restos de esta bacteria en las uñas. 

Es una enfermedad que está extendida en todo el mundo y los gatos que más habitualmente se contagian son los menores de 2 años , los que salen al exterior o los que comparten casa con más gatos.

En general tu gato no mostrará ningún síntoma a no ser que ya sufriera alguna enfermedad grave como una inmunodeficiencia. En este caso podría tener fiebre, gingivitis leve .. Habría que sacarle sangre para detectar la enfermedad.

Es importante saber que  las pulgas no te pueden transmitir de manera directa esta enfermedad por mucho que piquen.

Aunque es una enfermedad que se puede tratar con efectividad, lo mejor es prevenir la picadura de las pulgas con productos repelentes (collares, pipetas, etc.).

FILARIOSIS

Esta enfermedad afecta tanto a perros como gatos pero el problema en gatos es que el tratamiento es mucho más complejo y la mayoría de fármacos que usamos en perros son peligrosos en gatos .

Está provocada por las larvas de un gusano denominado Dirofilaria immitis que se transmite por la saliva de los mosquitos cuando pican a los gatos. Estas larvas viajan desde la piel hasta las arterias pulmonares y el ventrículo derecho del corazón , allí crecen y se hacen adultos ocupando todo el espacio del corazón. Aunque los adultos viven en el corazón, los problemas graves son por culpa de las larvas que están por la zona pulmonar.

(mapa de la distribución de Dirofilaria immitisDirofiaria repens)

Aunque los gatos no son el hospedador ideal, los gusanos de adultos pueden vivir unos 2 años dentro el corazón y dentro de este pueden caber unos 3 o 4.

Como tienen pocos gusanos adultos, si casualmente todos son machos la detección por sangre será muy complicada, porque las pruebas que existen actualmente sólo son capaces de detectar las hembras de Dirofilaria . 

La mayoría de gatos no muestran ningún síntoma pero en algunos casos tienen de forma abrupta tos, disnea y vómitos . Estos síntomas comienzan cuando los gusanos se mueren y quedan libres por el torrente sanguíneo.

Ha habido algunos casos de muerte súbita de gatos infectados.

HEMOPLASMOSIS

La manera de contagiarse los gatos de esta enfermedad no está clara pero se cree que está relacionado con las pulgas y las garrapatas. Hay estudios que parecen demostrar que incluso puede contagiarse de madres a hijos por la sangre durante el embarazo!

La bacteria que la provoca es Mycoplasma haemofelis . Esta bacteria se pega a la superficie de los glóbulos rojos y cuando el sistema inmunitario del gato intenta eliminarla, también elimina los glóbulos rojos.

Si tu gato se infecta puedes notar que está más pálido por la anemia, también que ha perdido peso e incluso que tiene fiebre.

Es difícil confirmar el diagnóstico de esta enfermedad porque hay que observar la sangre al microscopio con una tinción especial.

Como todavía no está bien establecida como es la transmisión, te recomendamos que al menos apliques unas medidas básicas para evitar que tu gato se contagie como poner productos antipulgas y antigarrapatas durante todo el año y evitar que tu gato se pelee con otros gatos (por ejemplo castrando si tiene problemas territoriales).

 

 

Aunque es cierto que hay algunos casos de gatos infectados de Leishmania en el mundo no es lo más habitual