Categorías
Uncategorized

¿En qué consiste la vacunación?

Te explicamos rápidamente porque vacunar es mucho más que pinchar en un animal!

Cuando venís a la clínica para vacunar, en realidad lo último que hacemos es pinchar la vacuna. Antes de eso, en recepción…

  • Comprobamos la pauta vacunal
  • Pesamos la mascota
  • Si es necesario, anotamos cambios en la condición corporal
  • Revisamos las desparasitaciones externas e internas

Y cuando ya pasáis a consulta ..

  • Exploramos la visión
  • Revisamos la auscultación cardíaca y pulmonar
  • Medimos la temperatura rectal
  • Palpamos todos los ganglios externos
  • Comprobamos la palpación abdominal
  • Hacemos breves preguntas para detectar posibles alteraciones en el comportamiento
  • Buscamos cambios en la piel o el pelaje
  • Revisamos los conductos auditivos externos e internos
  • Observemos la dentición, la encía y la cavidad bucal al completo

Y si después de mirar todo esto, vemos que está todo correcto .. entonces si!

  • Sacamos la vacuna de la nevera (es importante que siempre se mantenga en frío! Nosotros garantizamos que se ha mantenido la cadena del frío desde el laboratorio hasta que la aplicamos!)
  • La ponemos en una jeringa
  • Elegimos la aguja adecuada según el tamaño y tipo de piel del animal
  • Y si no se resiste … aplicamos la vacuna a tu gato o perro!

Si, aplicar una vacuna lo puede hacer cualquiera que sepa pinchar debajo de la piel.

No, saber valorar si ese animal se puede vacunar o no, no lo puede hacer cualquiera.

1 de cada 4 animales que vienen a vacunar, realmente no se pueden vacunar. Suele ser porque tienen alguna enfermedad en estado de incubación que nosotros podemos detectarla antes de que la detecte el propietario. En estos casos tratamos el inicio de la enfermedad y cuando se ha resuelto, entonces aplicamos la vacuna.

Por eso vacunar sólo lo podemos hacer los veterinarios , porque antes de vacunar debemos valorar si se puede vacunar.

¿Y qué pasa después de la vacuna?

En la mayoría de casos no pasa nada, el animal continúa como siempre haciendo vida normal y nadie diría que lo hemos vacunado. En algunos casos puede haber alguna reacción adversa a las vacunas pero normalmente desaparece en menos de 12h.