Categorías
Uncategorized

El celo en perras y gatas

El celo (que de manera común se llama «regla» porque se observa un sangrado por la vulva) es un período del ciclo sexual de la hembra (los machos no tienen celo!) En el que la hembra se prepara para una cópula y posible futura gestación.

El primer celo suele aparecer a los 9 meses en perras (las razas pequeñas a los 6 meses ya pueden entrar en celo, y las razas grandes tardan hasta los 2 años a veces!) Y entre los 6 y 9 meses en las gatas.

Tiene dos partes: el proestro y el estro.

El proestro es la fase en que se observa la secreción vulvar en perras (en gatas no !!!) y suele durar 9 días en perras y 1-2 días en gatas. Es cuando comienzan los cambios de comportamiento. En esta fase las hembras ya atraen al macho pero todavía no permiten la monta, a veces incluso pueden ser agresivas con ellos!

La segunda fase, el estro, es cuando se produce la ovulación. En las perras la ovulación se produce de manera espontánea mientras que en las gatas sólo se producirá ovulación cuando haya estímulo de cópula (es decir, a pesar de estar en estro, la gata no ovulará hasta que uno o varios machos la monten). Hasta que no lo consiga, maullará, se restregará contra vosotros, contra las paredes, contra el suelo, levantará la cola… Esta fase suele durar unos 9 días en las perras y 6 días en las gatas.

Los celos se suelen repetir cada 6-8 meses en las perras.

Los celos de las gatas dependen de las horas de luz solar! Cuantas más horas de luz haya, más rápidamente entrarán en celo. Así pues cuando vamos hacia el invierno suelen dejar de tener celos, en cambio cuando se acaba el invierno y empieza a haber más luz diaria pueden tener el celo cada 2-3 semanas!

Tanto las perras como las gatas (y los perros y los gatos) son fértiles toda la vida, y no tienen menopausia como tal. Si que es cierto que los celos suelen disminuir de frecuencia e intensidad a partir de los 8 años, pero no por ello os despistéis si tenéis una perra vieja en casa y adoptáis un cachorro jovencito !! Podrían hacerse MUY buenos amigos!

Por último es muy importante que recordemos que el único método eficaz al 100% para evitar el celo y los embarazos no deseados es la castración.

Recomendamos que se lleve a cabo antes del primer celo porque si nunca a «ciclan» tendrán una protección muy alta contra los tumores de mama y las piómetras (ya que estas dos enfermedades tienen mucho que ver con las hormonas femeninas).