Categorías
Uncategorized

Diabetes felina

La diabetes es una enfermedad relativamente frecuente en las personas mayores y se reconoce más frecuentemente en las mascotas más ancianas . Si no se trata, la enfermedad tiene efectos graves y podría llegar a provocar la muerte de su mascota. Por suerte la mayoría de los animales diabéticos pueden ser tratados y pueden vivir una vida normal y feliz. Hay que tener en cuenta que al ser una enfermedad crónica supone un esfuerzo diario por parte del propietario para poder dar el tratamiento a su mascota.

¿Qué es la diabetes?
La diabetes es una enfermedad que sucede cuando no hay suficiente insulina en el cuerpo . La insulina es una hormona que mantiene el nivel de azúcar (glucosa) en la sangre. Cuando hay una falta de insulina, el azúcar de los alimentos se acumula en la sangre y en algún momento también comienza a aparecer en la orina.

¿Cómo puedo saber si mi gato tiene diabetes?
Los animales con diabetes tienen niveles altos de azúcar en la sangre y pierden el azúcar en la orina. Tienen más sed de lo normal ya menudo pierden peso a pesar de tener hambre . Si la condición no se controla, se puede desarrollar enfermedad hepática, problemas de locomoción u otras enfermedades. Si no nos damos cuenta de los primeros síntomas de la diabetes, se pueden presentar signos más graves, tales como vómitos y depresión. Si la diabetes no se trata durante semanas o meses, los gatos pueden entrar en coma y morir.

¿Por qué mi gato tiene diabetes?
Si tu gato ha sido diagnosticado como diabético, quizás os preguntaréis si habéis hecho algo incorrecto en sus cuidados. Desafortunadamente, algunos gatos tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad que otros. Los gatos machos tienen más probabilidades de tener diabetes, pero cualquier gato, hembra o macho, puede verse afectado. Los gatos obesos son mucho más propensos a desarrollar la enfermedad , pero hay muchos gatos obesos que no desarrollan diabetes. Algunas enfermedades pueden causar que se desarrolle la diabetes y hay que descartarlas para confirmar que ha sido una diabetes «espontánea». En algunos casos, tratar la otra enfermedad hará que la diabetes desaparezca por un tiempo, pero es probable que vuelva más tarde.

¿Se puede tratar la diabetes?
La mayoría de los gatos diabéticos requieren inyecciones regulares de insulina para controlar los niveles de azúcar en la sangre. La diabetes rara vez desaparece y, por tanto, estas inyecciones se deben dar regularmente (normalmente una o dos veces al día), para el resto de la vida. Es posible que el veterinario tenga que ayudarle a elaborar una nueva dieta y un plan de gestión para su gato. Las inyecciones se deben dar a las horas fijadas cada día, pero esto se puede organizar de manera que se adapte a su horario habitual.

¿Mi gato necesita insulina?
La mayoría de los gatos diabéticos necesitarán inyecciones de insulina para tratar su diabetes en algún momento. En algunos gatos obesos la pérdida de peso puede controlar la diabetes durante un tiempo . Otros gatos se pueden controlar mediante pastillas que reducen el azúcar en la sangre (medicamentos hipoglucemiantes). Si estás preocupado por tener que dar las inyecciones de su gato, te comunicamos que la mayoría de los propietarios consideran que, con la práctica, es más fácil poner una inyección que una pastilla .

¿Por qué no se puede dar insulina en comprimido?
La insulina es una proteína y (como ocurre con cualquier otra proteína), se puede digerir. Si se diera insulina en comprimido, las pastillas serían digeridas por el ácido en el estómago y la insulina no tendría ningún efecto . Las inyecciones de insulina se ponen debajo la piel y no hacen daño. Los Vetpens son similares a las plumas utilizadas en la diabetes humana, pero para perros y gatos.

No puedo poner las inyecciones a mi gato. ¿Qué puedo hacer?
La mayoría de los propietarios se preocupa por miedo a no poder poner las inyecciones a su mascota. No os preocupéis, nosotros os enseñaremos cómo hacerlo hasta que estéis seguros de que podéis hacerlo con tranquilidad y seguridad  .

¿Cada cuánto tiempo tengo que venir a la clínica?
Los gatos deben ser monitorizados periódicamente para asegurarnos de que no ganan ni pierden peso. Será necesario que en casa se vigile el consumo de agua para controlar la evolución de la enfermedad. A veces habrá que hacer analíticas de sangre puntuales para controlar la glucosa en sangre. En algunas ocasiones hay que hacer medidas cada hora durante 12 horas y por eso hay que dejar al paciente ingresado un día en la clínica para hacer las mediciones. Es posible que también le pidamos que lleve orina de su gato para medir la glucosa en el pipi.

¿Qué puede pasar hasta que conseguimos controlar la diabetes?
Hay dos complicaciones importantes para tener en cuenta:

  • Bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia) : si no se trata, puede provocar daño cerebral permanente. Los síntomas aparecen rápidamente. Los principales son inquietud, confusión, temblores, tensiones, convulsiones o coma. Habrá que dar glucosa por vía oral, disuelto en el agua o en polvo. Si el gato no está consciente, póngase en contacto con nosotros inmediatamente.
  • Alto nivel de azúcar en la sangre (hiperglucemia) : generalmente se desarrolla más lentamente y puede notar que su gato se encuentra mal desde hace unos días. Esto ocurre si no se está administrando bien la insulina o si no es suficiente. 

No obstante, si observáis cualquier comportamiento raro en vuestro gato diabético, ¡hacédnoslo saber lo antes posible!