Llega el verano, y con ello la subida de las temperaturas.

Nos encanta esta época del año: helados, playa, vacaciones..

Pero no podemos negar que el calor, el exceso de humedad y el sol brillante con fuerza a veces pueden ser difíciles de llevar.

Por suerte tenemos un par de herramientas que nos ayudan a combatir: ventiladores, bebidas frías y baños en el mar o en las piscinas.

¿Te gustaría saber unos truquillos para que tus amigos peludos puedan aguantar un poco mejor estos abrumadoras grados de más? Sigue leyendo.

Vetconsejos para el verano

1. Evita los paseos en las horas más calurosas del día.

Lo ideal sería que el primer paseo no acabara después de las 9 am. Por la tarde, lo recomendable sería hacerlo a partir de las 6 pm.

Un buen truco para evitar golpes de calor y quemaduras en los cojinetes plantares consiste en tocar el asfalto con tu propia mano, manteniendo la palma en contacto con ella durante 10 segundos. Si no puedes soportarlo bien, mejor espera a que el sol baje para sacar a tu amigo. Procura ir por la sombra cuando el pasees.

2. Aumenta el consumo de agua

Algunos gatos, por ejemplo, se animan a beber más agua cuando ésta cae de un grifo, ya que para ellos es mucho mejor que el agua estancada.

Para ello, también puedes fabricar unos cubitos de hielo llenando un molde de congelador con caldo de huesos o de pescado. Sacarlo con unos minutos de antelación (¡si están muy fríos podrían pegárseles la lengua!) Y cuando esté empezando a derretirse, ofrecerlo a tu mascota. Una golosina muy rica en agua y con gusto y aroma a su premio favorito. ¡Buen provecho!

3. ¡Cuidado con el bozal!

Si eres un dueño que pasea a su perro con bozal por el motivo que sea, recuerda que tu pequeño sólo puede termorregularse mediante el jadeo.

Los perros, al contrario que nosotros, no poseen glándulas sudoríparas, y la única forma de eliminar el exceso de calor es mediante la eliminación de vapor de agua con fuertes respiraciones.

Por lo tanto, si usas bozal, asegúrate que este le permite abrir la boca para jadear. Generalmente los tipos «cesta» son más holgados y les permite abrir la mandíbula sin problema.

4. Actua delante de un golpe de calor.. ¡rápido!

Si crees que tu mascota está sufriendo un golpe de calor, aquí van una serie de pasos para empezar a tratarlo en casa y ganar tiempo antes de venir a consulta:

Extra: ¡especial conejos!

Sabéis que estos animales soportan muy mal el calor?

Son excelentes a la hora de soportar heladas invernales, pero en cuanto al calor, este es uno de sus puntos débiles. Si tienes un conejo, aseguró que se encuentra en una temperatura confortable.

A partir de los 22ºC de temperatura ambiental, deberíamos proporcionarle una fuente de frío extra. Pone cuatro bloques acumuladores de frío en el congelador con antelación, sácalos y envolverlos con dos camisetas viejas/una bolsa de ropa/toalla etc y dejarlos cerca de tu mascota.

Lo más probable es que se suba encima de ellos para sentir el frío en su barriguita. Procura cambiar los bloques cada 8 horas.