Aunque los gatos están menos seleccionados genéticamente que los perros, cada vez hay más razas diferentes que se alejan mucho de los gatos «típicos». Aquí, los gatos callejeros sin raza denominan Europeos, mientras que en inglés se llaman «Domestic Shorthair» si tienen el pelo corto o «Domestic Longhair» si lo tienen largo.

Cuanto más diferentes en tamaño, estructura craneal o metabolismo, más enfermedades pueden sufrir igual que las razas de perros que se alejan del clásico perro-lobo.

He aquí las 5 razas que más a menudo vemos en la clínica y qué enfermedades debemos tener controladas porque muy probablemente sufrirán a lo largo de su vida!

Persa

La PDK o poliquistosis renal es una enfermedad que destruye los riñones y que provoca una insuficiencia renal muy grave en poco tiempo.

Los gatos de raza Persa o similares (por ejemplo, los Himalaya) están mucho más predispuestos hasta el punto de que casi el 40% de los gatos de esta raza la padecen.

Se transmite de forma hereditaria por un gente dominante, el PKD-1, que se pasa al menos a la mitad de la descendencia que tenga ese animal. Por eso es tan habitual que la vemos.

La buena noticia es que existe un test genético que permite detectar este problema en cualquier momento de la vida del gato, ¡incluso cuando todavía o tiene síntomas! Así podemos estar alerta y adelantarnos a la enfermedad.

Maine Coon

Estos gatos tanto grandes lo tienen todo grande: las patas, la cabeza, las orejas .. y también el corazón!

La cardiomiopatía hipertrófica es una enfermedad que consiste en el crecimiento del músculo cardíaco hacia dentro del propio corazón y haciendo que cada vez haya menos espacio para que entre la sangre y sea bombeada hacia el cuerpo. No tiene cura y lo único que podemos hacer es ayudar a que el corazón no colapsa con medicación de por vida. Al igual que ocurría con los Persas, esta enfermedad también se puede detectar genéticamente.

En esta raza es habitual verla junto con otros problemas musculares como la atrofia muscular espinal. Otra enfermedad que afortunadamente es poco frecuente es la anemia provocada por la deficiencia de la enzima piruvato kinasa que es lo que permite a los glóbulos rojos obtener energía.

Siamés

Los gatos Siameses suelen ser muy activos y vitales. Por ello es difícil de detectar una de las enfermedades más características de esta raza: el hipertiroidismo.

No se conoce exactamente porque tienen más habitualmente hipertiroidismo que otras razas de gatos, pero igualmente cuando tenemos un Siamés a la consulta que ya tiene más de 7 años tenemos que estar muy alerta.

Esta enfermedad pasa desapercibida porque precisamente provoca mucha actividad y parece que el gato esté muy enérgico y vital, cuando en realidad lo que le pasa es que tiene todo su metabolismo muy acelerado. En gatos como los Siameses que ya son activos por naturaleza, es difícil de ver que están aún más activos de lo normal pero es importante fijarnos en pequeñas señales como por ejemplo, un incremento del apetito progresivo a medida que se hacen mayores.

El hipertiroidismo tiene tratamiento pero hay detectarlo pronto para que esta aceleración del metabolismo hace que, órganos sensibles como los riñones, trabajen en exceso y puedan degenerarse antes de tiempo.

Sphynx

Parece fácil saber qué tipo de problemas tendrán los sphynx, ¿verdad?

La falta total de pelo les deja completamente desprotegidos y son mucho más sensibles a los efectos del sol y las irritaciones, haciendo que la mayoría de ellos sufran alergias muy graves. Es importante protegerse con cremas solares adaptadas a ellos y utilizar siempre productos muy suaves y naturales cuando los tenemos que bañar o desinfectar la piel.

Se han llegado a alcanzar gatos sin bigotes! Esto también les perjudica porque les falta una de sus «orejas» porque sin bigotes no pueden detectar vibraciones en el aire ni cambios de temperatura y humedad.

Hablando de orejas, es muy habitual que vemos ácaros dentro el conducto auditivo de estos gatos. Se piensa que, también debido a la falta de pelos internos de la oreja, no tienen ningún sistema de protección contra estos parásitos y por eso creían muy rápidamente.

Por cierto, que no os engañen, no hay ninguna vacuna especial para estos gatos. Hace un tiempo había lugares donde ponían una vacuna «extra» que en realidad no hacía falta y sólo suponía un coste extra para el propietario, sin ningún tipo de beneficio para el gato.

Bengalí

Estos minitigres (a menudo con carácter de tardando!) Son cada vez más habituales entre nosotros y hay que estar alerta porque pueden tener problemas de comportamiento y agresividad.

Sus genes son el resultado de haber cruzado artificialmente un gato doméstico y una gata de Bengala (Prionailurus bengalensis, un pequeño felino salvaje).

Debido a este origen salvaje, si se van mezclando durante muchas generaciones gatos bengalí con gatos bengalí pueden llegar a tener graves problemas de socialización en casa e incluso agresividad con los humanos u otros gatos.

Por ello, los gatos que van a casas de particulares, se exige que sean descendientes de cruzamientos con gatos domésticos al menos durante 4 generaciones y así «diluir» este carácter salvaje.

Como ves muchas enfermedades de las que hemos hablado se pueden detectar con cierta facilidad antes de que estén causando problemas. Si tienes un gato de alguna de estas razas es importante que lo tengas en cuenta!

Otras razas que pueden tener problemas graves y que hoy no hemos hablado son los Scottish fold, el Manx o los Exóticos; todos los con problemas morfológicos graves. Si quieres que hablemos escríbenos o déjanos un comentario!