Los juguetes son unos estimulantes ideales para los animales caseros. No ya solo a nivel físico para que hagan ejercicio y estén más relajados. Si no también a nivel mental. Disminuye su ansiedad, aumenta su desarrollo cognitivo y les hace usar los sentidos para conseguir el objetivo que buscan con cada juguete.

Comenzaremos por los juguetes más básicos, e iremos aumentando el nivel de dificultad de cada juguete en cuanto a fabricación del mismo.

La mancuerna

Material necesario:

  • Dos pelotas de tenis
  • Un calcetín alto o una calza

Pasos:

  1. Introduce la primera pelota en el fondo del calcetín y haz un nudo para que no se salga
  2. Deja algo de tela de separación y haz otro nudo. 
  3. Introduce la otra pelota y cierra la calza con un nudo bien apretado. 

Parece una tontería, pero al tener dos pesos a cada lado, al lanzarlo con efecto, la mancuerna gira muy rápido y llama más la atención de nuestro perro que con una pelota simple.

Kong casero

Material necesario:

  • Una botella de plástico
  • Un cutter
  • Cintas adhesivas decorativas
  • Mechero

Pasos a seguir:

  1. Destapa la botella de plástico y reserva el tapón.
  2. Haz agujeros con el cutter (cuanto más pequeños más difícil será el juego del Kong)
  3. Quema ligeramente los agujeros con un mechero (¡cuidado con no pasarse ni tampoco quemarnos!). 
  4. Tapa los bordes de los agujeros con la cinta adhesiva y decora tu Kong como más te guste. 
  5. Rellena la botella con unas pocas chuches y cierra el tapón. ¡A jugar!

El Kong es estupendo para estimular mentalmente a nuestro animal, les ayuda a reducir los niveles de ansiedad y stress y si además después de ingeniárselas para sacar la chuche del juguete consigue la deseada recompensa se sentirá muy satisfecho. Si no consigue el premio la primera vez que lo pruebe, recuerda darle una chuche al acabar el juego y recompensalo con cariño y caricias para que no se frustre. 

Advertencia: si tu perro tiende a morder y a destrozar sus juguetes, mejor compara un Kong antimordiscos en una tienda para mascotas.

Kong para gatos

Material necesario:

  • Tubos de cartón de rollos de papel higiénico
  • Unas tijeras

Pasos:

  1. Corta el tubo de cartón en “anillos” del mismo grosor
  2. Inserta unos dentro de otros superponiéndolos formando una especie de “bola” con hendiduras hacia dentro. 
  3. Rellena las hendiduras con sus premios favoritos

También puedes hacer agujeros con un cutter de tamaño pequeño en un tubo de cartón y luego doblar las esquinas del tubo para que quede cerrado como un cilindro introduciendo previamente las chuches en su interior. 

Los gatos domésticos, tratan a sus juguetes como si fueran sus presas, así que es normal verlos mordisqueando el cartón y arañándolo.

Pirámide de cartón

Material necesario:

  • 9 tubos de cartón de rollos de papel higiénico o bien 3 higiénicos y 3 de cocina. 
  • Cola blanca
  • Unas pocas pinzas de la ropa

Pasos:

  1. Usaremos los rollos de papel de cocina para hacer la base de la pirámide (en su defecto puedes unir dos rollos de papel higiénico para crear tubos más largos)

Dos rollos de papel higiénico para el piso intermedio, y uno para la cúspide. 

  1. Usa la cola blanca para unir todos los rollos de papel de la forma en que hemos descrito en el primer paso. 
  2. Usa las pinzas de la colada para que la cola quede bien fijada a los tubos. 

Este juguete es genial para los perros tipo Terrier y Teckel, que originariamente fueron creados para ser expertos en cazar conejos y zorros y poder olfatear y buscar a sus presas dentro de estrechas madrigueras. Los gatos también son buenos candidatos para este juego, para estimular su olfato y la búsqueda de alimento. 

Alfombra olfactoria

Este último juguete requiere de tiempo y paciencia para poder fabricarlo, pero es de los mejores estimulantes cognitivos que podemos ofrecer a nuestros perros. Les mantiene entretenidos más tiempo de lo normal y les hace trabajar duro para conseguir su premio. 

Material necesario:

  1. Una rejilla de plástico (normalmente las venden en ferreterías)
  2. Unas tijeras
  3. Y tiras de ropa vieja o bien rollos de tela ya cortada a tiras (las venden normalmente en las lencerías). 

Pasos a seguir: 

  • Corta con las tijeras tiras de la longitud de la palma de tu mano. 
  • Haz nudos por toda la rejilla de plástico hasta que no quede espacio en la rejilla. 

Parece simple, pero lleva su tiempo.

Muchas gracias por leernos y concedernos vuestro tiempo. Si probáis alguno de estos juguetes y queréis contarnos vuestra experiencia con ellos mandadnos un correo con una foto de vuestra mascota jugando con ella a ara@araveterinaris.com y postearemos las fotos que nos enviéis. 

Un saludo y ¡hasta pronto!